acceso al colegio, covid-19

Cada mañana nos la jugamos

Dos veces al día, las 350 familias del CEIP Leopoldo Alas nos agolpamos en una acera estrecha y sucia, invadimos la calzada y nos metemos entre los coches y contenedores para dejar y recoger a nuestros hijos e hijas. Pedimos sin demora la peatonalización de la calle Pedrezuela

Cada mañana nos la jugamos. Cada mañana, salimos de casa con nuestras mascarillas en dirección al colegio, algunas vamos con carritos con bebés y embocamos la calle Pedrezuela camino del colegio por unas aceras de un metro de ancho, con coches aparcados en cada lado, sembradas de farolas que hacen imposible el cruce de dos personas. Las calles angostas son así, incívicos dueños de perros aprovechan para pasear por ellas, vecinos sin conciencia aprovechan para dejar la basura donde no deben.

Por esa calle llegamos a la puerta del colegio público Leopoldo Alas (La Elipa, Ciudad Lineal, Madrid). Lo hacemos de forma escalonada, tal y como se nos pide en el centro y nos ordena la Consejería de Educación. En la puerta, muchas familias ya esperan a que abran.

A dos metros de la puerta, dos grandes contenedores de basura y excrementos de perros. En la calzada, coches en ralentí de algunos padres que viven lejos, pero también grandes furgonetas y vehículos que buscan aparcamiento en círculo.

No hace falta mucha gente para colapsar una calle con ocho metros de ancho si cinco de ellos los ocupan los coches aparcados y en circulación. Apenas se juntan diez familias en la puerta ya no hay distancia sanitaria que valga, ya hay que retirarse, cruzar la calle, esparcirse por la acera. El problema es que, a pesar de las entradas escalonadas, en cada puerta pueden juntarse hasta 50 personas cada mañana.

Y así cada día desde que comenzó el curso.

Cada mañana nos la jugamos y el problema no lo han generado las reglas y recomendaciones que imponen las administraciones y el centro a causa de la pandemia. El Covid-19 sólo lo ha evidenciado. Disponer de un entorno escolar amplio, amable y seguro es una necesidad diaria de cualquier colegio. No podemos llevar a nuestros hijos al colegio cada día sorteando coches, respirando humo, por aceras donde no cabemos

Podría ser mejor

Podría ser como en esos siete colegios del distrito Centro donde el Ayuntamiento acaba de mejorar los accesos. A las familias del Leopoldo Alas se nos saltan las lágrimas viendo la galería de fotos que ha colgado el propio Ayuntamiento de Madrid hace apenas tres días haciendo gala de las reformas. Aquí, a siete kilómetros de distancia, también las necesitamos

Las familias del CEIP Leopoldo Alas pedimos a la Junta de Ciudad Lineal que apueste decididamente por mejorar el acceso a nuestro colegio con una solución a duradera, más allá de la situación de pandemia. Que estudie la viabilidad de peatonalizar la calle Pedrezuela en ese tramo y verán lo que nosotras ya sabemos: que no supondría una merma para tráfico rodado en la zona.

Responsabilidad

Las familias cumplimos las recomendaciones de las administraciones en materia de seguridad. Por eso, pedimos a la Junta de Distrito de Ciudad Lineal que ejerza su responsabilidad en la medida que le corresponde, es decir, destinando fondos y esfuerzo en mejorar a largo plazo la movilidad de las familias y la accesibilidad a los entornos escolares.

Acceso al CEIP Leopoldo Alas (c/ Pedrezuela, 18, C. Lineal) y al CEIP Santa María (c/ Casino, 7, Centro).

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s